El principito para el rey de la casa.

Hace mucho que no escribo, no es que no haya hecho nada pero entre el trabajo y querer aprovechar un poco el verano no ha habido manera. Empiezo con un regalo para un peque…que poco original pero ¿qué le voy a hacer?

Resulta que tengo una amiga insensata (y su marido igual de insensato claro) que me han nombrado madrina de su niño. Se acercaba el día del bautizo y no tenía nada claro que regalarle a mi ahijado. (seguro que necesitará un millón de cosas útiles pero entre las que hereda de su hermana y de algún amigo, y las que su madre pueda creer realmente prácticas pues no me decidía por nada.

Así que dividí mi regalo en tres partes: algo que pueda llevar con él siempre y le pueda aportar algo, el principito (este punto lo podríamos discutir seguramente mucho), la segunda parte viene derivada del primero, algo que pueda disfrutar mucho antes y relacionado con el primero, digamos “un principito infantil”, y tercero algo más común y que le venga bien cuando visite a su familia en el norte, un chubasquero tipo “marinero” para dentro de unos cuantos meses (¿año?).

los dos principitos y chaqueta

 

Y ahora a la cuestión práctica… ¿cómo hacer la versión infantil del Principito?

Tenía claro que iba a aprovechar los muestrarios de tela de algodón que tenía…tenía muchos colores y el tamaño me iba perfecto. Además tenía de dos tamaños algunos eran un poco más grandes que me podían servir para las portadas.

Segundo y casi lo más difícil ¿que iba a poner en el libro? Tras releer El Principito hice una selección de las escenas que consideré más características y realicé un esquema de lo que quería. (Menos mal que el Sr. Saint Exupéry nunca podrá leerlo, sino no me lo perdonaría, sobretodo con el texto.)

Una vez que tenía “claras” las escenas elegí el color de cada “hoja”.

IMAG1172 IMAG1173

 

El libro iba a ir cosido por el centro así que una vez decidido que color iba donde me puse a unir las caras que iban a ir unidas por el centro (por ejemplo, la portada con la contraportada) y una vez unidos coloqué mis dobles hojas en orden considerando siempre que cara iba contra que cara.

Ahora venía la parte que requiere más paciencia…rellenar las hojas. Las ilustraciones las hice con fieltro. Las ilustraciones copiadas, las calqué en un papel vegetal, las marqué con pinturas acuarelables y las traspasé al fieltro. Una vez recortados decidí pegarlos (coser tantas piecitas iba a ser interminable). También incluí algún detalle con las pintura acuarelables.

 

montando el principito de fieltro

 

Realmente no hay que ser un experto para hacerlo pero reconozco que se necesita paciencia, pero poco a poco se van llenando todas las páginas.

Una vez completadas las ilustraciones puse los textos con rotulador para tela (antes de juntar las caras y las contracaras, por si se traspasaba). Ya sólo falta coser las caras con las contracaras, juntadolas por los lados “buenos” y cosiendo el perimetro, dar la vuelta y cerrar. Una vez que ya están hojas hechas ya sólo falta juntar todas las hojas por el centro con un hilo más resistente.

Este fue el resultado.

exterior del principito

 

Que las portadas sean un poco más grandes me permite que con un cordel pueda cerrarse.

sombrero boa elefante

 

A los niños les gustan las pestañas…así que el libro tiene algunas.

principito 3

Se puede regar y cubrir la flor…

personajes el principitoMás pestañas.

Principito en la tierra

Si es invisible a los ojos, no puede estar sólo bajo una pestaña.

El principito risaNo podía faltar la risa de cascabel del principito.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s