De maleta en la basura a mesa auxiliar II

Aquí va la explicación de lo que hicimos con la maleta de piel. El resultado igual es menos vistoso pero desde luego el trabajo no fue menor.maleta piel antes

La primera parte fue igual que en la otra: limpieza completa por dentro y por fuera. Y aquí empezaron los problemas.

Por fuera, las manchas de humedad estaban muy marcadas y tras probar todos los sistemas de limpieza a nuestro alcance, los que conocíamos, los que encontramos en la red y los que preguntamos en el zapatero, las manchas seguían igual. Así que sólo nos quedaba una opción, teñirla por un color más oscuro.

IMAG0562Por dentro, la cosa no fue mejor, como veís, para dar forma a la maleta tenía un estructura de cartón interna. El problema es que con la humedad esta estructura se había deformado mucho, así que había que quitarla. Pero la humedad también había difucultado este proceso, ya que el cartón se había pegado a la piel. Así que la única manera de apartarla fue humedeciendo el cartón e ir extrayendola poco a poco. De hecho la foto del antes de la maleta ya está prácticamente quitado. En el fondo de la maleta, no estaba tan deformado así que decidimos no retirarlo.

Devolviendo forma a la maletaTambién colocamos cierto peso en el interior de la maleta (al reves)para ayudarnos a restablecer su forma original (qué utiles pueden resultar los materiales de muestrario que puedes encontrar en el estudio) en la parte superior de la maleta.

A partir de aquí comenzó todo una serie de prueba/error que casi me vuelven loca, hasta que decidimos las siguientes opciones:

Para el interior, al ser una maleta de piel, el revestimiento sería en tela. Primero miramos que telas teníamos por casa, y optamos por una tela que en un tiempo perteneció al cabacero de mi cuarto (antes incluso de que fuera mi cuarto). Para forrar la maleta decidimos distintos materiales, según necesidades y materiales que teníamos:

– El fondo de la maleta queríamos que quedara bien rígido así que nos decidimos por comprar un tablero de DM con las medidas de la maleta (no nos preocupaba el peso ya que iba a quedarse fijo en un sitio). Como la maleta ya no era completamente regular hubo que lijar algunos lados. Tras varias pruebas ¡entró! así que luego sólo hubo que cortar la tela al tamaño y con cola blanca lo pegamos.

Humedecer chapa– Para forrar el lateral de la parte de abajo, un material que mantuviera cierta rigidez, como en casa puede haber todo tipo de cosas, encontramos una tira de chapa que de tamaño nos iba perfecto. Lo primero fue amoldarla a la forma de la maleta para ello la introducimos y la humedecimos. Aunque el sistema funcionaba bastante bien las esquinas no encajaban demasiado (quedaba demasiado hueco). Así que nos dejamos de sutilezas, e introducimos la chapa en la bañera para que quedara bien impregnada. Tras un día en la bañera, lo volvimos a colocar en la maleta, forzando al máximo. Tras secarse ya estuvo listo para forrarlo con tela.

entelando lateral maletaPara bien o para mal decidimos colocar estas piezas antes de teñir la maleta, entre otras cosas para que una vez teñida no le dieramos demasiado tute y rasparamos todo el trabajo realizado. Introducimos primero la base y luego el lateral sobre esta.

La “tapa” de la maleta era punto y aparte. No podiamos darle demasiado peso porque podría forzarla a deformarse más. Así que nos decidimos por el cartón ondulado que nos permitía amoldarlo fácilmente en las esquinas. Una vez recortada la pieza la forramos. Los laterales eran más complicados ya que había una parte que debía ser tapizada, ya que tenía una tira encintada muy estropeada. Decidimos que iría directamente una tira de tela pegada sobre esta parte. Una vez preparados los materiales, antes de colocarlos la teñimos.

Para teñir, teniamos restos de tinte negro, de una vez que mi madre tiño los sofas de negro (hace más de 15 años). Estos restos nos dio para teñir la parte interior de los laterales de la “tapa” de la maleta, ya que parte de estos laterales serían vistos. Pero el tinte no daba para más, así que comenzó la búsqueda de nueva botella de tinte. La empresa de la botella original había cerrado, tras varias busquedas dimos con una empresa en Basauri que vendian tinte http://www.curtidoscalle.com/. a un precio normalito. Así comenzó el tinte del resto de la maleta. Este proceso no requiere mucho misterio, una brocha y paciencia. Nosotros tuvimos especial cuidado con las etiquetas de viaje que tenía la maleta, ya que queriamos mantenerlas. Para ello primero las cubrimos con una capa de cola blanca/agua, y ahora de teñir las protegimos con un poco de plástico y cinta de carrocero (también protegimos con cinta de carrocero las piezas metálicas). Al teñir esta zona lo hicimos con pincel pequeño. Le dimos un par de manos a toda la maleta ya que la piel absorvía todo lo que le dieras.Detalle etiquetas

Tras teñir la maleta le dimos una capa de spray de acabado que teníamos de la época de los sofas.Interior maleta piel

Una vez teñido ya se podían colocar las piezas interiores de la “tapa” interior y el ribete de tela en la parte superior.

Finalmente se pintaron las partes metálicas con la misma pintura “goldfinger” que usamos en la otra maleta.

IMAG0606

Ya sólo quedaba quitar la mesita de ikea para colocar las maletas en su sitio,

IMAG0613

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s