De maleta en la basura a mesa auxiliar I

Me encantan las maletas viejas, y hace ya un tiempo que tenía un par (rescatadas de la basura) en espera de encontrar sitio. Eran dos maletas completamente distintas: una de cartón con listones de madera y cantoneras de piel (más tipo baúl) y otra de piel con unas etiquetas de viaje.antes maletas

Primero y ante todo quiero aclarar que no hicimos una restauración propiamente dicha sino una recuperación para que sirva para el nuevo uso.

En este post explicaré la recuperación de la maleta de cartón, que seguramente es la más vistosa (sobre todo por el color y porque tiene más detalles).

Lo primero de todo fue limpiar la maleta tanto por dentro como por fuera. Por fuera incluye el lijado de todos los herrajes y tachuelas (menos mal que mi madre es como el de “bricomania” y le encantan las herramientas y tiene aplicaciones para el taladro, pulidora,… que aceleró bastante el proceso. (en la foto del antes de hecho ya está semilijado)

IMAG0597Tras esto quisimos rellenar los huecos más llamativos que se habían producido en el cartón intentar igualar la superficie lo más posible para que al aplicar la pintura quedara mejor. Y aquí vino el error y luego explicaré el porqué. Se nos ocurrió que láminas de papel fino con mezcla de agua/cola blanca podría ser una buena opción. Ya puestos, ¿por qué no usar uno que se parezca en tono? así que compramos papel de seda del tono más parecido que encontramos. y con pequeñas capas fuimos igualando las superficies.

Los listones de madera: las lijamos, les aplicamos un poco de lejía y lo expusimos al sol (para aclararlas) y finalmente les dimos barniz.

Tras decidirnos por un color un poco llamativo (teniendo en cuenta que los colores predominantes de la casa son rojo/negro/blanco), nos decidimos a pintar. Si realmente quieres hacerlo bien tienes que proteger con cinta de carrocero todos los demás elementos. (nosotras descubrimos que en los elementos metálicos la pintura plateada luego lo cubria completamente así que no fuimos muy estrictas. Y he aquí el problema: el papel de seda no acaba de absorver la pintura así que según se secaba la pintura aparecían todos los parches que habíamos realizado.

IMAG0598

La solución fue sencilla, aunque con tanto arreglo, lo de igualar la superficie no funcionó. Al final lo que hicimos es coger es cubrir los petachos con una capa fina de kleenex (¿os acordaís de la doble capa?, pues para esto hay que separarlas).

IMAG0599Una vez cubiertas, volvimos a pintar la maleta quedando completamente homogenea.

IMAG0604Una vez resuelto lo que más manchaba toca empapelar el interior. Para ello decidimos hacer de una pieza las alturas con el largo de la maleta y piezas individuales las otras dos alturas (igual para la tapa). Medimos las piezas necesarias, cortamos, impregnamos el papel con la cola para empapelar, doblamos y colocamos.

Los herrajes y las tachuelas, ¡sí todas! las pintamos con pintura “goldfinger” color plata. Es un tubo caro en un principio,  pero que da mucho de sí (no usamos ni un 1/4 de tubo). Dejamos un aplicado bastante jaspeado para que no quedará un plateado perfecto. Para la aplicación en tachuelas usamos bastoncitos de oido y mucha paciencia. Es buena idea usar cinta de carrocero para proteger las partes adyacentes (quitarlo lo antes posible para que no arrastre la pintura al retirarla).

A las cantoneras de piel simplemente les dimos betún marron. ¡y voilá!

IMAG0603 IMAG0605

Anuncios

Un comentario en “De maleta en la basura a mesa auxiliar I

  1. Pingback: Me paso al turquesa | 1-2-3 ¡hecho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s